20 abril 2014

Vero Ferrari, la lesbiana más representativa de la comunidad, deja la presidencia del Mhol

Actualmente Verónica Ferrari (ahora ex-Presidenta de Mhol) junto a Gio Infante (Director Ejecutivo del Mhol), son los rostros más representativos de la comunidad LGBTI del país ante la opinión pública y los medios de comunicación, en los últimos años el Mhol (Movimiento Homosexual de Lima) venía fortalecido por una nueva generación de jóvenes lesbianas activistas que habían dado a las lesbianas feministas cierto protagonismo en las luchas y actividades de la comunidad LGBTI del país.

El pasado 14 de abril, Verónica escribió en su cuenta de Facebook una extensiva carta pública de renuncia al Mhol, horas antes otra joven e importante activista de la misma agrupación, Pilar Rojas, hacía lo mismo. Lo más importante de la misiva son los porqués de su renuncia, ella manifiesta alejarse del Mhol con decepción, pues tenía otros ideales:

"... un movimiento no puede tener una estructura vertical, jerárquica y autoritaria a la que se nos obliga a adscribirnos sin posibilidad de plantear nuevas formas de ejercer el poder, de colectivizarlo, de que lo tomen otros y no solo nosotros...
Pero enfrentarse diariamente a estas estructuras oenegeras en donde el machismo y el patriarcado no solo se adscriben en los cuerpos de hombres sino también en el de las mujeres, bregar porque sea posible abrirle las puertas del MHOL a las y los jóvenes y no maltratarlos, no invisibilizarlos, no convertirlos en corderos, sino en líderes..."


Ya anteriormente el Mhol había sufrido una baja importante de mujeres lesbianas. En el 2006, las integrantes del Consejo Directivo en ese entonces, Luisa Zanabria, Jessy Cedamanos, Esther Rodríguez, María Payano y Jimena Holguín (entre otras), optaron por renunciar masivamente por motivos similares y prefirieron seguir haciendo activismo desde la agrupación LIFS (Lesbianas Independiente Feministas Socialistas), lo cual continúan haciendo hasta la actualidad.

Creemos que el Mhol es la organización LGBTI más importante del país por méritos propios y que como toda institución atraviesa momentos de crisis y hoy como en el 2006 acaba de perder importantes y jóvenes figuras femeninas que harán replantearse la posición de las mujeres y de la nueva generación de jóvenes activistas de su movimiento.

Verónica Ferrari ha afirmado en su carta de renuncia que seguirá trabajando para el fortalecimiento del movimiento LGBTI ya no desde el Mhol, posee un gran poder de convocatoria entre jóvenes mujeres y hombres de la comunidad LGBTI, mérito a su dinámico desenvolvimiento en las redes sociales que la ha convertido en una de las principales voces de la comunidad LGBTI del país.

"Hoy renuncio formalmente al MHOL, a esa organización vertical en la que hemos tenido que disputar libertad todos los días, y hoy me reafirmo en la construcción y fortalecimiento del Movimiento LGTB, ese que me ha dado esperanzas y me ha hecho vivir la vida diferente, que me ha hecho sentirme una persona completa y con un fin en la vida".

Verónica Ferrari

19 abril 2014

Encuesta IPSOS: Rotundo NO a Referéndum y aceptación a Unión Civil sube de 21 a 33%

Las cifras en la opinión pública peruana sobre la homosexualidad y el proyecto de ley Unión Civil No Matrimonial entre Parejas del Mismo Sexo, son bastante contradictorias aunque alentadoras, el panorama muestra un ligero cambio si la comparamos con la encuesta realizada en el 2010 (CPI), ha subido casi 12% la aceptación a las uniones homosexuales (antes 21.3% ahora 33%).

En un país donde la religión todavía ocupa un lugar privilegiado en la formación del pensamiento del peruano común (colegio, crianza familiar), el avance es lento pero alentador, una muestra es la reciente Marcha de la Igualdad del último 12 de abril a la cual asistieron cerca de 20 mil personas (cifra nunca antes vista), entre lesbianas, gays, trans, intersexuales, bisexuales y heterosexuales, siendo lo más rescatable que muchas familias enteras, incluyendo sus niños pequeños, marcharon por la Igualdad.

Lo que más resalta y debemos recalcar es que la mayoría, calculamos un 52% de entrevistados, creen que sí debemos tener derechos de pareja pero la mayoría se opone (en el papel) a la Unión Civil.

Aquí las cifras (Ipsos 2014):


Derechos

Unión Civil:
33% Aprueba
61% Desaprueba

Derecho a formar patrimonio en común y de heredar:
49% Aprueba
45% Desaprueba

Derecho a tomar decisiones en caso de emergencia por salud de nuestra pareja:
52% Aprueba
41% Desaprueba

Derecho a acceder al seguro social de su pareja:
54% Aprueba
39% Desaprueba

Derecho a tener pensión (invalidez, viudez, etc.):
52% Aprueba
40% Desaprueba


Referendum

Sobre Referendum propuesto por cardenal Cipriani para someter a voto popular la Unión Civil:

41% De acuerdo
58% En desacuerdo


Otros datos estadísticos importantes:

44% piensa que homosexuales escogemos serlo
41% piensa que homosexuales nacemos así
45% cree que si queremos podemos dejar de ser homosexuales
40% cree que no podemos dejar de ser homosexuales
29% no se incomodaría si nos ve agarradas/os de la mano
62% se incomodaría si nos ve agarradas/os de la mano
16% no se incomodaría si nos damos un beso en público
77% se incomodaría si nos damos un beso en público

Adicionales:

- Segmento A se encuentra mayoritariamente a favor (60%).
- Varones heterosexuales mayores de 40 años se oponen más a nuestras uniones (72%)

Imagen con datos estadísticos de "El Comercio"


Fuente: El Comercio




Janet Noseda - Hijos de padres del mismo sexo: estudios empíricos de los últimos 50 años

Transcrito de El Dínamo / Chile - 21.11.2012
Publicación original

Por Janet Noseda
Magíster en Psicología Clínica y especialista en temas de sexualidad

Hijos de padres del mismo sexo: estudios empíricos de los últimos 50 años


Poco o nada se consigue discutir estos temas sin datos empíricos, pues se termina discutiendo desde ideologías y prejuicios y no desde la evidencia científica.

Como psicóloga he observado bastante ignorancia en cuanto a la homosexualidad, prejuicios y creencias que no tienen fundamento empírico alguno. Una de las creencias que más me ha llamado la atención es que las personas homosexuales no pueden criar hijos.

Quienes defienden esta tesis, tienden a apoyarse en la creencia de que la familia se compone de un hombre y una mujer, que los homosexuales tienen más problemas mentales en comparación con heterosexuales, tenderían a la pedofilia y sus hijos presentarían perturbaciones mentales, desarrollándose más tarde ellos mismos como homosexuales o presentarían trastornos de la identidad de género.

Poco o nada se consigue discutir estos temas sin datos empíricos, pues se termina discutiendo desde ideologías y prejuicios y no desde la evidencia científica. Por lo tanto, he decidido realizar una traducción del documento de la Asociación Americana de Psicología (APA) sobre padres del mismo sexo, que reúne las investigaciones empíricas de los últimos cincuenta años realizadas en países de todos los continentes, que suma más de 1.000 sujetos estudiados. Veamos a continuación, cual es la evidencia empírica que sustenta cada una de las creencias de que padres del mismo sexo no pueden adoptar o tener hijos:


Salud mental de lesbianas y homosexuales
La homosexualidad fue sacada del Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales DSM en el año 1974, luego de tres décadas de investigaciones científicas que demostraron que la homosexualidad, lesbianismo y bisexualismo no tenía como característica pérdida del juicio de realidad, alteración del pensamiento o de las habilidades sociales o vocacionales (APA, 1974) (algunas investigaciones: Gonsiorek, 1991; Hart, Roback, Tittler, Weitz, Waltson & McKee, 1978; Reiss, 1980). La homosexualidad no implica un trastorno psicológico en sí misma pero la discriminación social puede tener como consecuencia depresión, ansiedad y baja autoestima.

Thompson, en el año 1971, comparó a 127 hombres y 84 mujeres de orientación homosexual con 123 hombres y 94 mujeres de orientación heterosexual. Las características psicológicas no mostraron diferencias entre ambos grupos.


Habilidades parentales de homosexuales y lesbianas
Tasker y Golombock (1997), realizaron un estudio en que encontraron que los hijos de parejas del mismo sexo sufren menos síndrome de alienación parental (sindroma que se presenta cuando los padres divorciados “se pelean” por el amor del hijo, causándole culpa) que los hijos de parejas heterosexuales.
Bigner, en 1989, estudió a 33 padres heterosexuales y 33 padres homosexuales a través del inventario de conducta parental de IOWA. Los resultados mostraron que los padres homosexuales eran más atentos a las necesidades de sus hijos y utilizaban más el reforzamiento que el castigo, siendo que los padres heterosexuales utilizaban más el castigo físico. Así mismo, Boss, en el año 2004, comparó a 100 madres heterosexuales con 100 madres lesbianas a través de cuestionarios y diarios de la vida diaria, resultando ambos grupos igualmente competentes.

Comparando más de 256 padres y madres homosexuales con padres y madres heterosexuales, en diferentes estudios (Jhonson & O’ Connor, 2002; Mc Pherson, 1993; Bost et al, 2004, Kwesking & Cook, 1992; Lyons, 1983; Miller, Jacobsen Y Bigner, 1981; Murclow, 1979; Pagelow, 1980; Parks, 1998; Patterson, 2001; Rand, Graham & Rawlings, 1982; Segenthaler & Bigner, 2000; Thompson, Mc Candless & Stickland, 1971) se concluyó que las madres lesbianas muestran la misma capacidad de madres heterosexuales de lograr apegos seguros. Padres homosexuales muestran la misma capacidad de ejercer autoridad y entregar amor a sus hijos que padres heterosexuales.


Género y orientación sexual en hijos de padres del mismo sexo
Golombock en 1983, estudió a 37 niños entre 5 y 17 años de edad hijos de madres lesbianas y 38 hijos de madres heterosexuales, de las mismas edades, a través de cuestionarios y entrevistas. Los resultados arrojaron que no había diferencias entre ambos grupos en su orientación sexual, género y rol de género.
Golombock en 1996 realizó uno de los más grandes estudios en este ámbito, de carácter longitudinal en hijos de madres lesbianas. 25 niños fueron entrevistados a la edad de nueve años y luego a los 24 años. Más del 90% eran heterosexuales. Baely llegó a la misma conclusión en el año 1995, en un estudio con 82 hijos de padres del mismo sexo.

La gran mayoría de estudios en los diversos continentes arrojaron que los hijos de padres del mismo sexo no desarrollaban problemas con su identidad de género, desarrollando el rol de género esperado en cuanto a elección de juguetes y juegos, comportamiento, actividades e intereses vocacionales. (Green, 1978; Mandel, Hotvedt, Gray & Smith, 1986; Smith & Roy, 1981).

Reso, en el año 1979, aplicó el inventario de rol sexual de BEM (BSRI) a 24 adolescentes, mitad hijos de lesbianas y mitad hijos de heterosexuales. Los resultados arrojaron que las hijas de madres lesbianas eran más femeninas que las hijas de madres heterosexuales.


Salud mental de hijos de padres homosexuales y lesbianas
Chan, en el año 1998, realizó una investigación que arrojó como resultado que los niños criados en familias con padres con poco estrés, pocos conflictos entre ellos y más amor conyugal, desarrollaban un perfil psicológico y social más sano, independiente de la orientación sexual de dichos padres. El mismo autor realizó un estudio en 55 familias de lesbianas y 25 familias de heterosexuales que habían concebido a través de donación de esperma. El desarrollo de sus hijos era sano en ambos grupos, sin que la variable orientación sexual o número de padres tuviera una relación estadísticamente significativa, siendo así que el mito de que los niños deben tener un padre y una madre para crecer psicológicamente sanos, no tiene evidencia empírica.

En 1997, Tasker & Golombock, a través de técnicas proyectivas y juegos, concluyeron que los hijos de padres del mismo sexo tienden a ser más preocupados por los niños que consideran más indefensos o más pequeños que ellos, desarrollando mayor empatía que hijos de padres heterosexuales.

Uno de los estudios más grandes fue llevado en el año 2003 por Golombock, en 14.000 madres heterosexuales, lesbianas y madres solteras, a través de cuestionarios y entrevistas aplicadas a las madres, sus hijos y sus profesores. Se concluyó que los hijos de madres lesbianas y madres solteras heterosexuales, son tan bien desarrollados y bien adaptados como los hijos de madres heterosexuales.


Homosexualidad, lesbianismo y pedofilia
En un estudio descriptivo llevado a cabo por Finkelhor & Russell en 1984, se concluyó que la gran mayoría de los abusos sexuales en menores son por parte de hombres heterosexuales que en su gran mayoría, son parientes cercanos a la víctima. No hay sustento empírico para la creencia de que homosexuales y lesbianas tienden mayormente a la pedofilia.


Discriminación en la escuela
Tasker & Golombock, establecieron en el año 1997, que los hijos de padres del mismo sexo pueden ser víctimas de bullyng en la escuela por parte de personas homofóbicas pero que en comparación con el bullyng que reciben los hijos de padres heterosexuales, éste no es mayor. Se estableció a través de diferentes estudios que si se entrenaba a los hijos de padres del mismo sexo en asertividad o recibían apoyo por parte de otras familias conformadas por padres homosexuales o lesbianas, superaban esta discriminación sin que ello les provocara un problema psicológico o social.


Posición oficial de la APA
1: La homosexualidad no es una enfermedad
2: Hombres y mujeres homosexuales tienen las mismas habilidades parentales que los padres heterosexuales, y en algunos casos más habilidades.
3: Los padres del mismo sexo no tienen más tendencia al abuso de menores que los padres de diferente sexo.
4: Los niños hijos de padres del mismo sexo no difieren psicológica ni socialmente de los niños criados por padres heterosexuales.
5: Que la madre o el padre críen a sus hijos con pareja del mismo sexo no afecta al saludable desarrollo de los hijos e inclusive, estudios señalan que la presencia de esta pareja es un factor protector.
 
Todos los estudios pueden ser descargados desde el sitio oficial de la APA: http://www.apa.org/pi/lgbt/resources/parenting-full.pdf.

Liuba Kogan - El Comercio: Los dos papás de mi amiguita #UnionCivilYA

Transcrito del Diario El Comercio - 16.04.2014
Publicación original

Por Liuba Kogan
Jefa del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad del Pacífico

Los dos papás de mi amiguita


Es bueno que la propuesta de ley de la unión civil haya convocado tantas pasiones entre sus propulsores y detractores, pues ello nos muestra que estamos –como sociedad– involucrándonos más en temas que tuvimos por muchas décadas silenciados, ocultando el sufrimiento y pesar de quienes fueron maltratados por su identidad sexual de diversas maneras: por el intento de “enderezar” a niños y adolescentes de ambos sexos de modos perversos (revisen el blog “No tengo miedo”); por obligar a los hijos a callar su identidad sexual o incluso empujarlos a contraer matrimonios heterosexuales o a ser exiliados de la familia.

A otro nivel, la población LGTBI sigue siendo objeto de burla en la cultura popular y en los ámbitos institucionales como las escuelas y los centros de trabajo. La ley de la unión civil reclama derechos que no solo beneficiarán a las parejas homosexuales, sino que tendrán –creo yo– efectos positivos respecto a todos en la forma en que entendemos la sexualidad, el matrimonio y las familias. Puede ser ese el catalizador de un cambio significativo en nuestra sociedad y de allí el temor que despierta esta propuesta entre los ultraconservadores.

Entre los miles de comentarios que estallaron en las redes sociales, rescato uno que por simple y directo me impactó: “Deberían quemar a todos esos cabros... Qué mal ejemplo para los niños y adolescentes. Por eso estamos jodidos”. Fíjense cómo en pocas palabras se expresa un odio visceral (origen de los llamados crímenes de odio), se responsabiliza a los homosexuales de los males de la sociedad (se los convierte en “chivos expiatorios”) y se considera que las sexualidades no heterosexuales deben ser invisibles ante los ojos de quienes son vistos como lo más valioso de la sociedad: los niños y los adolescentes.

Los grandes temores que llevan a argumentos en contra de la unión civil (y tal vez de allí el salto a reconocer el matrimonio homosexual) esconden el pavor de saber que el mundo ya no es como se imaginan. La realidad nos muestra que hoy las familias se han ido transformando de modo significativo, al punto de que en algunos países la familia nuclear (padres heterosexuales e hijos) es ya minoritaria. También se ha hecho visible que un porcentaje –discutible pero significativo de la población– es homosexual, bisexual, intersexual o transexual, como siempre sucedió desde los albores de la historia humana.

No se avecina ninguna catástrofe en el Perú, sino una oportunidad para que aprendamos a valorar nuestras diferencias, a apreciar la capacidad de amor entre los diferentes y, por supuesto, una serie de retos sobre cómo educar a nuestros niños para un mundo inclusivo, imaginando nuevas formas de convivencia en un país tremendamente discriminador y excluyente.

Los textos escolares mostrarán diferentes tipos de familias y se hablará en los centros educativos de las diversas orientaciones sexuales, los amiguitos irán a jugar a casa de familias formadas por dos madres o dos padres con naturalidad o visitarán a su tía y su pareja lesbiana: nos daremos cuenta de que los niños y niñas vivirán ese mundo con naturalidad. Somos los adultos los que necesitamos sacudirnos de muchos prejuicios.

18 abril 2014

Llevarán la vida lésbica de Greta Garbo y Marlene Dietrich a la TV

Marlene Dietrich
La productora Megan Ellison traerá la vida lésbica de Greta Garbo y Marlene Dietrich a la pequeña pantalla mediante una serie de televisión que aún no tiene título pero que será financiada por Ellison’s Annapura Pictures, productora de American Hustle, y tendrá como guionistas a Angela Robinson (The L Word, DEBS, True Blood, Girl Trash) y Alex Kondracke (Hung).

El espectáculo será un sueño erótico lésbico. Según informa Deadline "el proyecto se ubicará en la Edad de Oro de Hollywood y explorará las relaciones de las actrices con figuras tan notables como John Gilbert, Mercedes de Acosta, Tallulah Bankhead, Alla Nazimova, Barbara Stanwyck, Cary Grant, y John Wayne, entre otros".

Greta Garbo


Fuente: After Ellen

Alfredo Bullard - El Comercio: ¿Qué dirían Hitler y Barrabás? #UnionCivilYA

Transcrito del Diario El Comercio - 05.04.2014
Publicación original

Por Alfredo Bullard

¿Qué dirían Hitler y Barrabás?

 El movimiento nazi encumbró en Alemania uno de los regímenes más nefastos de la historia. La dictadura de Hitler espanta no solo por lo que hizo, sino porque lo hizo en uno de los países supuestamente más civilizados del mundo.

Lo curioso es que el totalitarismo nazi no tuvo su origen en un golpe de Estado. El régimen tuvo origen democrático. La mayoría decidía todo, incluido el alcance de los derechos de las personas. Así, poco a poco, arrasó con los derechos de minorías raciales, grupos políticos, personas de otra nacionalidad y homosexuales. Y ello llegó al extremo de “legitimar” el exterminio, tortura, esterilización y pérdida de libertad de todos aquellos que el gobierno elegido por la mayoría decidiera.

Hoy sabemos que la democracia electoral no es necesariamente civilización. El punto de partida de lo civilizado no es el gobierno de la mayoría sino los derechos fundamentales de las personas. Las democracias valen más no por cuanto se respeta la decisión mayoritaria, sino por cuanto se protege a las minorías que la integran.

La experiencia de Alemania nos enseñó a crear un marco legal e institucional que pone límites a la democracia. No es legítimo matar a una persona o torturarla o quitarle su propiedad o privarla de su libertad porque la mayoría decide que debe hacerse. Así lo recogen las constituciones modernas y los marcos internacionales de protección de derechos fundamentales. Y es que una democracia plebiscitaria sin derechos individuales es un cheque en blanco para el totalitarismo.

Cuando Cipriani dice que el derecho a reconocer el matrimonio o la unión civil entre personas del mismo sexo debe quedar sujeto a un referéndum, comete el mismo error conceptual (y humano) que dio origen al copamiento del poder en la Alemania nazi. Cree que si una mayoría religiosa considera que algo es inmoral, está en capacidad de imponer su moral a todos los demás.

El paso siguiente es sencillo. Si una mayoría religiosa cree que las demás religiones están equivocadas, puede imponerles que dejen de creer en lo que creen. Del plebiscito mayoritario sobre derechos individuales al totalitarismo hay solo un paso.

Curioso además que la propuesta plebiscitaria provenga del representante de una iglesia cristiana. El cristianismo tuvo el mérito de abrirse paso como religión minoritaria frente a mayorías religiosas que pretendieron aplastarla. Numerosos mártires del cristianismo fueron crucificados, quemados o degollados por expresiones de totalitarismo religioso mayoritario. El propio Cristo fue crucificado luego de que una mayoría decidiera en un mitin frente a Pilatos, que mejor liberaran a Barrabás.

Si Cipriani viviera en un país donde el catolicismo es minoritario, estoy seguro de que no quisiera que su opción sexual (el celibato) se someta a referéndum. Ello porque iría contra su derecho individual a escoger qué hacer con su vida. ¿Le es eso tan difícil de entender?

Por supuesto que la respuesta será que las personas con orientación homosexual no tienen ningún derecho reconocido a dicha opción. Ello es consecuencia de una muy mala concepción del sistema de derechos. El derecho en discusión es la libertad. La libertad es la capacidad de elegir mi destino, siempre que no le cause daño a nadie. Una opción sexual es simple y llanamente decidir libremente. Y si a quienes tienen una opción heterosexual se les permite casarse libremente, no veo por qué quienes tienen una opción homosexual no pueden ejercer su derecho de la misma forma. La ley no está tratando igual a los ciudadanos.

A veces provoca proponer un referéndum para obligar a Cipriani a dejar de hablar con tanta intolerancia. Pero un demócrata que cree en los derechos fundamentales debe abstenerse de hacer propuestas intolerantes que afecten la libertad de expresión de los demás. Reconozcámosle a Cipriani el derecho que él pretende quitarles a los demás.

Seguidores