21 agosto 2011

El Día de la Niña... Lesbiana

Por: Verónica Ferrari

Ayer mi hija me preguntó por qué era lesbiana. Esta conversación ya la habíamos tenido antes, primero cuando me separé de su papá, luego cuando empecé a aparecer en televisión y periódicos, y ahora; pero supongo que era una conversación que no se había cerrado, y que es un tema que a ella le sigue intrigando por el bombardeo de información heterosexual que recibe a diario, porque no son los referentes habituales que ve en las madres de sus compañeras de clases y porque soy una lesbiana casi “pública”.

Luego de explicarle por qué era lesbiana, le pregunté por qué me hacía esa pregunta, y me dijo que porque quizás ella pueda ser lesbiana cuando sea grande. O no. Y también quería saberlo para poder explicarle a sus amigas porque ellas también me vieron y le preguntaron. Ella les respondió que sí, su mamá es lesbiana, y todas dijeron: yeeee. Y ahí acabó el tema, pero quizás en el futuro podrían a volver a preguntarle y la respuesta podría no ser tan agradable como fue ahora, y podrían burlarse de ella, molestarla, acosarla y hacer de su vida un infierno por tener una madre lesbiana o quizás por ser ella misma lesbiana. Y entonces debe estar preparada para cuando tenga que enfrentar una situación así, preparación que yo no tuve y que mis padres nunca me dieron.

Yo sé que los niños pueden ser muy crueles, generalmente por la cantidad de mala información que reciben de sus padres, y es en esos ambientes familiares de donde salen los futuros homofóbicos; pero también valoro mucho la capacidad de entender de forma más abierta y menos prejuiciosa temas que para muchos adultos resultan incomprensibles, asquerosos o indecentes, y de los cuales nunca hablarían con sus hijas e hijos.

Cuando una niña o niño es víctima del racismo, en el fondo sabe que su familia lo va a apoyar, lo va a proteger y lo va a consolar, sabe que su hogar es un refugio contra el estigma y que puede confiar en sus padres. Cuando una niña o niño discapacitado ve su vida obstaculizada por la inoperancia y la desidia de la sociedad sabe que sus padres estarán con ellos luchando porque su vida sea vivible y que ellos estarán comprometidos toda la vida por hacer que su existencia sea la mejor posible.

Cuando una niña lesbiana, un niño gay, una niña o niño trans es víctima de la lesbofobia, homofobia o transfobia sabe, muchas veces, que de ese tema no podrá hablar con su padres, que tendrá que vivir su pesar en soledad, que es posible que en lugar de comprenderlo lo juzguen, lo humillen y lo hagan sentir peor de lo que ya se siente. Una niña lesbiana, un niño gay, una niña o niño trans sabe que es posible que lo lleven al psicólogo para curarlo, que es probable que lo expulsen del colegio, que su vida será restringida y limitada. Que nada será lo mismo.

Yo nunca hubiera podido ser capaz de hablar con mis padres de mi lesbianismo. Lo viví ocultándolo y tratando de llevar una vida lo más “normal” posible, y viví así por muchos años, tratando de hacer felices a otros mientras yo era infeliz, por eso, que mi hija ahora, a sus 7 años, que es justo la edad en la que yo me di cuenta de que me gustaban las mujeres, pueda hablar de ese tema conmigo sin miedo, sin vergüenza y sin prejuicios me hace sentir realmente muy bien. Significa que ella no va a vivir todas las presiones y sinsabores que yo viví, y significa que ella podrá ser un poco más feliz cuando realmente esté segura de su orientación sexual, sea la que sea.

Sé también que muchas niñas, al igual que yo, no podrán hacerlo, sé que callarán, que se ocultarán, que lo negarán, que llorarán a solas en sus cuartos por la imposibilidad de ser felices tal como son, que se verán forzadas por la sociedad a vivir vidas que no quieren vivir, que no desean vivir, que no deben vivir. Sé que atravesarán por momentos de dolor y violencia por el hecho de ser niñas lesbianas. Sé que esas niñas luego se harán mujeres y esas mujeres posiblemente tendrán miedo toda la vida de que las descubran, y tendrán problemas psicológicos que empobrecerán su calidad de vida y las hará más vulnerables a todo tipo de acosos, chantajes y sometimientos.

A todas esas niñas que no pueden hablar y que no pueden ser felices les digo que no vale la pena vivir así, que eso no es vida, que es mejor enfrentar las cosas de frente, que no le tengan miedo a la palabra “lesbiana”, que se sientan orgullosas de sus deseos y de lo que son, que quizás ahora no encontrarán comprensión ni consuelo, pero que hay muchas más como nosotras dispuestas a ayudarlas, a escucharlas, a darles soporte emocional, a no permitir que hagan con su vida lo que no quieren hacer. Que siempre habrá alguien como tú que podrá entenderte, escucharte y hacerte compañía. Que no desesperes, que la vida es hermosa cuando haces lo que el corazón te manda. Y lo más importante, vales tanto como cualquiera, no te sientas menos ni inferior ni anormal ni enferma. No lo estás, no lo eres. Eres una niña lesbiana como tantas otras que merece ser feliz tal como es.

Feliz día niña lesbiana. Feliz día lesbiana del futuro. En tus manos y en tu valentía está la posibilidad de ser feliz y generar una reacción en cadena. En tus palabras y en tu coraje está la posibilidad de vivir en un mundo mejor.

(Verónica Ferrari es Linguista y activista del Movimiento Homosexual de Lima - MHOL)

No hay comentarios:

FanBox - Redes Sociales