17 diciembre 2012

Rusia: Hinchas extremistas del Zenit no desean gays ni negros en su equipo

Los hinchas más extremistas del club de fútbol Zenit de San Petersburgo, el equipo más popular de Rusia pero con menos campeonatos que el laureado Spartak de Moscú (equipo con más títulos nacionales y participaciones internacionales), han publicado en la página web sueca Landskrona, que no desean jugadores de color ni homosexuales en su equipo.

"No somos racistas, pero para nosotros la ausencia de futbolistas negros en la plantilla del Zenit es una importante tradición que refuerza la identidad del club"
 "Nosotros, como club más nórdico de una importante ciudad europea, nunca tuvimos ningún vínculo con la mentalidad de África o Sudamérica o Australia y Oceanía... No tenemos nada en contra de los habitantes de estos u otros continentes, pero queremos que en el Zenit jueguen sobre todo jugadores afines en espíritu y mentalidad..."
 "Estamos en contra de que en el Zenit jueguen representantes de minorías sexuales."

Representantes del club no se han hecho esperar y han salido a responder a estas declaraciones:

"Queremos recordar que los futbolistas recalan en nuestro equipo no debido a su procedencia étnica o el color de su piel, sino por sus cualidades y logros deportivos"

"La lucha contra diferentes clases de intolerancia es el único principio de desarrollo de nuestro club, del fútbol y del deporte en todo el mundo... está dirigida al desarrollo e integración en la comunidad futbolística mundial y no respalda posturas arcaicas"

"el club de fútbol Zenit siempre destacó por su tolerancia y siempre reunió en sus filas futbolistas de diferentes orígenes o credos. De hecho, nuestro club cuenta con un ejèrcito de muchos millones de aficionados en todos los continentes."


El Zenit se encuentra en una mala racha futbolística y atravesando una grave crisis interna debido a la actitud de rebeldía de varios jugadores emblemáticos liderados por el jugador más importante del club, Igor Denisov, quienes han protestado por las últimas contrataciones millonarias del club para contar con el crack brasileño Hulk y el belga Axel Witsel, quienes triplican los sueldos de los jugadores rusos.

Hulk y el belga Axel Witsel

San Petersburgo es la segunda ciudad más importante rusa (luego de la capital Moscú), cuyas autoridades quisieron limitar la performance de Madonna en su último concierto y donde una asociación conservadora la demandó por 10.7 millones de dólares por "promover" la homosexualidad, saliendo la cantante airosa de la demanda. 

La sociedad rusa adolece de homofobia, racismo y xenofobia recalcitrante, para muestra un botón, la capital Moscú ha prohibido en el mes de agosto las marchas del orgullo LGBT por 100 años.

Más info:

No hay comentarios:

FanBox - Redes Sociales